Flexibilización de las Medidas para Autorización de Residencia por Arraigo Social

El pasado 8 de junio, desde la Dirección General de Migraciones se ha emitido una instrucción con la que se flexibilizan ciertos criterios para la obtención de la autorización de residencia y trabajo por arraigo social en el contexto actual de COVID-19.


A la autorización de residencia y trabajo por arraigo social pueden acceder los extranjeros extracomunitarios que hayan permanecido en España tres años continuados y tienen firmado un contrato de trabajo con la duración de un año.


Sin embargo, debido a la crisis sanitaria y los efectos que de ella derivan, en especial, de su transmisión a la economía, hacen necesario flexibilizar ciertos en los procedimientos de solicitud de autorizaciones y, en especial, en los procedimientos de arraigo social. Como consecuencia del COVID 19, ciertos requisitos que sí se cumplían o se esperaban cumplir en el momento de presentar la solicitud, han dejado de cumplirse.

Por todo ello, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, ve necesario considerar una serie de circunstancias con la finalidad de evitar denegaciones de autorizaciones cuando estas tienen su origen en la crisis del COVID y dicta las siguientes Instrucciones:

Primera: Alta en la Seguridad Social con otro empleador

El extranjero, al que se le haya notificado la concesión de la autorización de residencia por arraigo, pero el inicio de la relación laboral con el primer empleador no sea posible, podrá ser dado de alta en la seguridad social por otro empleador.


El extranjero dispondrá de un plazo de 45 días hábiles para buscar otro empleo y, en su caso, comunicarlo a la oficina de extranjería aportando un nuevo contrato de trabajo. El plazo de 45 días hábiles se iniciará desde la notificación de la resolución o desde el 9 de junio (día siguiente al de la firma de las instrucciones a las que nos referimos) en caso de que la notificación se hubiese producido con anterioridad a dicha fecha.


Recibido el contrato, la oficina de extranjería deberá diligenciar el contrato en el plazo máximo de 10 días. Una vez diligenciado, la afiliación y alta del trabajador en la Seguridad Social deberá producirse en el plazo de un mes desde la notificación de la diligencia.


Segunda: Informe de integración social


En los casos en los que se haya notificado la concesión de la autorización antes del 9 de junio o con posterioridad a dicha fecha, pero no sea posible el inicio de la relación laboral, y ni tampoco el extranjero encuentre otro empleo, el extranjero dispondrá de un plazo de 45 días hábiles para aportar un informe de arraigo que acredite su integración social.


En aquellos casos en los que todavía no se disponga del informe, será suficiente con la presentación de su solicitud, iniciándose un plazo de 30 días para poder aportarlo, mientras el cual, el procedimiento quedará suspendido.


Si el informe de arraigo que acredite la integración social del extranjero recomienda que se exima la necesidad de contar con un contrato de trabajo, el extranjero podrá continuar con el procedimiento para la obtención de la residencia por arraigo social siempre y cuando acredite que cuenta con medios económicos suficientes de conformidad con lo previsto en la instrucción tercera o que estos derivan de una actividad por cuenta propia.


Tercera: Acreditación de recursos suficientes derivados de la unidad familiar


En aquellos supuestos en los que se haya presentado (antes o durante la declaración del estado de alarma) una solicitud de autorización de residencia por arraigo social, y se aporte un informe que exima al extranjero de contar con un contrato de trabajo, se valorará la acreditación de que cuenta con medios económicos para residir temporalmente en España.


Los recursos económicos suficientes pueden ser aquellos provenientes de los familiares del solicitante. Estos familiares pueden ser cónyuge, pareja registrada, ascendientes o descendientes en primer grado y línea directa.


La valoración de la suficiencia de los medios económicos se hará según las circunstancias concurrentes de cada caso. Deben aceptarse medios económicos iguales o en cuantía inferior a los de la reagrupación familiar inicial en atención a los siguientes parámetros:

  1. Criterio equivalente a la reagrupación familiar inicial: el IPREM para 2020 asciende a 537,84 euros por lo que una unidad familiar de dos miembros requiere 806,76 euros/mes, de tres: 1.075,68 euros/mes y de cuatro: 1.344,60 euros/mes
  2. Criterio de actividad laboral estable con ingresos iguales o superiores al salario mínimo interprofesional. El salario mínimo interprofesional para 2020 está fijado en 950 euros al mes.
  3. Aún en el caso de que los medios del familiar no lleguen al SMI pero sí al 80% (760 euros al mes) y se deriven de una actividad laboral estable, esta cuantía se entenderá suficiente en relación a la autorización solicitada por un miembro de la unidad familiar tomando si lo demás miembros de la unidad familiar con los que convive son residentes legales.
  4. Los demás casos serán objeto de una valoración individualizada por la oficina de extranjería.
error: Contenido Protegido
Ir arriba